A tres años de la Time Warp, trajeron del exterior un aparato para una pericia clave

Cinco chicos murieron en la madrugada del 16 de abril de 2016 en el predio Costa Salguero, en Costanera Norte. La causa por la fiesta electrónica Time Warp -que va por el tercer juez y el segundo fiscal- tiene 38 imputados, pero el juicio parece lejano.

Ahora la atención está puesta en un cromatógrafo, un aparato que la Corte Suprema debió traer del exterior para volver a hacer las pericias toxicológicas para determinar las causas de las muertes. Es que en un principio se dijo que había sido “policonsumo”. Pero los familiares de las víctimas no aceptaron que las muertes fueran por una mezcla de drogas y alcohol. Con ese resultado se “culpaba” a los chicos por sus propias muertes. De hecho se terminó querellando por falso testimonio a la perito que firmó esos análisis.

Los familiares siguen apuntando a la deshidratación, el hacinamiento, la falta de control y la mala atención médica. Esa fue la hipótesis inicial del primer juez federal de la causa, Sebastián Casanello, y del fiscal, Federico Delgado. Hablaron de una “zona liberada” para armar el “ámbito propicio” para concretar el “negocio del agua” (la Block) que vendían los organizadores, con Víctor Stinfale a la cabeza

Mirá también

Aquella noche, según los testimonios de casi 200 personas, pruebas y allanamientos, habían ingresado a Costa Salguero más de 20 mil personas, el doble de lo permitido. Circulaban y se vendían pastillas de éxtasis a la vista de todos. Esa droga da sed. Las canillas de los baños estaban cerradas. El agua Block se vendía como oro: cien pesos la botella, en 2016. Había sólo seis ambulancias y socorristas contratados sin ninguna experiencia.

La entrada de Costa Salguero, después de la tragedia (Archivo)

La entrada de Costa Salguero, después de la tragedia (Archivo)

Ocho organizadores fueron imputados -con prisión preventiva- por “comercio de estupefacientes y abandono agravado de persona seguido de muerte”. También fueron imputados seis inspectores de la Agencia Gubernamental de Control porteña y 25 hombres de la Prefectura.

Stinfale, abogado y empresario vinculado a Energy Group y DELL Producciones, estuvo preso dos meses. Pero la  Sala II de la Cámara de Apelaciones bajó la calificación que había establecido Casanello a “facilitación de un lugar para la comercialización de estupefacientes, homicidio culposo y lesiones graves culposas”: los imputados que estaban detenidos quedaron libres y los prófugos recién entonces se entregaron. Al salir en libertad, Stinfale no tardó en recusar al juez y al fiscal. Lo logró. La causa pasó al juzgado de Marcelo Martínez Di Giorgi (ahora pasó al juez Ariel Lijo) y la fiscalía de Ramiro González. 

Víctimas. De izquierda a derecha: Andrés Valdéz, Francisco Bertotti, Nicolás Becerra, Bruno Boni y Martín Bazzano. (Archivo)

Víctimas. De izquierda a derecha: Andrés Valdéz, Francisco Bertotti, Nicolás Becerra, Bruno Boni y Martín Bazzano. (Archivo)

Los cinco chicos muertos fueron Francisco Bertotti, Nicolás Becerra, Andrés Valdez, Martín Bazzano y Bruno Boni. Tenían entre 15 y 21 años. Los familiares exigieron nuevas pericias. Sus abogados son de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. “No estuvo probado de manera científica de qué murieron los chicos. Por eso esa prueba es fundamental. No se va a saber la verdad hasta que no sepamos realmente qué tenían en sus cuerpos, si estaban hidratados. Creemos que la prueba será contundente”, explica el defensor, Alejandro Amor. 

Mirá también

La teoría de los familiares es que si no se prueba el “policonsumo”, se comprueba la mala atención, la asfixia, la deshidratación, el abandono y el hacinamiento. La historia del cromatógrafo es larga. La Corte tuvo que hacer una licitación para comprarlo en Japón. Luego de estar un tiempo embalado en un estacionamiento, fue instalado en la Morgue Judicial. Pero es tan potente que hubo que cambiar toda la instalación eléctrica del lugar. Y luego capacitar a la gente para que pueda usarlo.

Una entrada de la fiesta electrónica Time Warp (Archivo)

Una entrada de la fiesta electrónica Time Warp (Archivo)

“El equipo empezó a funcionar en septiembre de 2018. Es un equipo híper sensible, de última generación, que se utiliza para realizar determinado tipo de estudios (cosas muy específicas, no de cualquier tipo). Tiene que estar encendido todo el tiempo, ubicado en un lugar impoluto, al estilo de un quirófano -explicaron a Clarín-. El equipo precisa de un estabilizador especial de tensión (UPS, que proviene del exterior) y ese estabilizador tiene que calibrarse. Como el equipo está en garantía, cada vez que se produce un corto se llevan el estabilizador y luego tiene que ir el ingeniero de la empresa proveedora a la morgue a realizar la recalibración de todo el equipo”.

Mirá también

“Para llegar a hacer las pericias solicitadas se preparó a los profesionales, pero también hay que hacer test y pruebas previas. En eso se ha estado avanzando. Entre la Morgue y el Juzgado están viendo la fecha para la realización de las pericias“, confió la fuente.

El cromatógrafo permite hacer una cuantificación de drogas sintéticas muy precisa. Las pericias previas habían detectado drogas, no sus cantidades. Es decir, la presencia de determinada sustancia, pero no cuánta. De todas maneras, hay quienes piensan que si bien estas pericias serán importantes, no serán determinantes. Y que desviaron la atención, que hicieron perder mucho tiempo. 

Botellas de agua Block apiladas afuera de Costa Salguero tras la fiesta fatal (Archivo)

Botellas de agua Block apiladas afuera de Costa Salguero tras la fiesta fatal (Archivo)

Casanello había procesado a los funcionarios Claudio Iacobaccio, Fernán García Vásquez, Pablo Fontanelas, Gustavo Herms y Néstor Cella por comercialización de estupefacientes, abandono de personas seguido de muerte e incumplimiento de los deberes de funcionario público. La Cámara de Apelaciones sólo confirmó esto último. El juez también había procesado a los prefectos por comercialización de estupefacientes, abandono de personas seguido de muerte, incumplimiento de los deberes de funcionario público y dejar de promover la persecución penal. La Cámara sólo confirmó estos últimos dos delitos. 

El fiscal González y el Juez Martínez Di Giorgi propusieron llevar a juicio a los 25 prefectos y los 5 supervisores del Gobierno porteño. Pero la querella no quiso, prefirió esperar las pericias para que fuera un solo juicio. Sostienen que los resultados pueden afectar las imputaciones de los prefectos y funcionarios.  

“Esta gente organizó una trampa mortal”

Laura Orellano es la mamá de Nicolás Becerra. Es médica, como su marido. Y fueron los primeros en desconfiar de las pericias toxicológicas. “Estamos muy cansados. Después de perder a un hijo de la manera en que lo perdimos, seguimos lidiando con la Justicia. Las víctimas pasamos a ser unos parias. Con el juez Casanello nos sentíamos bien, satisfechos, había logrado grandes avances, además de recibirnos muchas veces muy cálidamente, pero lo apartaron de la causa y todo se paró. La causa fue detenida por el interés de mucha gente poderosa”, afirma.

Laura Orellano con su hijo Nicolás Becerra. El joven murió en Time Warp.

Laura Orellano con su hijo Nicolás Becerra. El joven murió en Time Warp.

Laura explica que pidieron rehacer las pericias porque había muchas dudas. Que no entiende el porqué del “policonsumo” si la presencia de cocaína y marihuana había dado negativa. Sólo aparecía éxtasis (MDMA). “No era la famosa Súperman, y aparecía en cantidades no mortales. Lo que te mata es la deshidratación, y ellos tuvieron una deshidratación feroz. Los chicos, lo sabemos por todos los testigos, no podían llegar al agua”, dice Laura, que cuenta que hizo analizar las pruebas por tres peritos distintos y que todos le dieron la razón.

“Pero estamos con las vueltas del aparato de la morgue desde hace dos años. Que no andaba el aparato, que había que comprar otro, que había que instalarlo, calibrarlo, capacitar gente… y las pericias todavía no se hicieron -sigue Laura-. Nosotros insistimos con el causal de la muerte porque se sabe que en esas fiestas se toma éxtasis, no fueron a un pelotero, pero entonces ¿qué hizo la organización para protegerlos? Ellos armaron el negocio del agua y dejaron entrar el doble de gente. Queremos que la causa siga unificada porque todos tienen responsabilidad. Los funcionarios podrían haber suspendido la fiesta y no lo hicieron. Los prefectos también estaban ahí, viendo todo”.

“Los chicos fueron a una fiesta a divertirse. Vamos a demostrar que murieron deshidratados y por falta de atención. No tenemos espíritu vengativo, queremos que se sepa la verdad. Esta gente no organizó una fiesta, organizó una trampa mortal“.  

AS

Let’s block ads! (Why?)

Fuente: Clarin.com – Sociedad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s